domingo, 2 de julio de 2017

¡He vuelto! Y odio a Photobucket



Llevo casi un año que no le hago caso al blog. Mi ritmo de vida no me lo ha permitido. Entre escribir una nueva novela (que de momento busca editorial), trabajar en Escarlata Ediciones y otras editoriales, la verdad es que lo que menos me apetecía en mis ratos libres era seguir dedicándome al mundo de los libros. Una pena, de verdad, porque en realidad me fascina. He seguido leyendo, pero hacer reseñas me daba pereza. También he seguido comprando más libros que me hubiese encantado enseñaros, y en fin, que material no me faltaba para seguir en este pequeño espacio de internet, pero por una cosa y otra, ya veis el resultado.

El caso es que después de un tiempo, me dije: es una pena que abandones, porque te gustaba. A parte, es uno de los pocos medios con los que cuento para dar un poco a conocer mis trabajos y sé que abandonarlo no me va a hacer ningún bien. De modo que aquí estoy, con el propósito de retomarlo y no decepcionar a aquellos que de vez en cuando me leen.


Los retos no son fáciles, tampoco retomar viejos proyectos, y para acabar de desmotivarme, voy y me encuentro que Photobucket, el servidor que utilizaba para alojar las imágenes del blog (y los blogs que he diseñado), en vez de robar banda ancha de otras webs, ha decidido joder a sus usuarios a lo grande. Os preguntareis, ¿qué es lo que ha pasado? Pues los que estéis ahora mismo por aquí podéis verlo con vuestros propios ojos. El caso es que hace no más de tres días decidieron que se acabó el servicio que llevaban dando durante trece años (más o menos desde que yo lo utilizo), y ahora iban a cobrar por él. Sin avisar siquiera, todas las imágenes allí alojadas desaparecieron de internet (unos 15 millones en total según la prensa), sustituidas por ese banner tan feo que ahora abunda en el blog. La única manera de recuperar tantísimo link es pagando unos 400 dólares al año. Obviamente me niego a hacerlo. Un hosting vale alrededor de unos 100 euros y ahí puedes alojar de todo. En cambio, Photobucket, solo de fotos, pide esa cantidad desorbitada junto a la putada que nos ha hecho a todos sin avisar. Como dicen en mi familia, que les den por culo.



Arreglarlo va a ser una ardua tarea, sobre todo porque aunque tengo las imágenes guardadas, subirlas de nuevo y recolocarlas en donde pertocan es un trabajazo de horas y horas que no puedo asumir rápidamente. Iré poco a poco arreglándolo, así que por anticipado os pido disculpas si veis imágenes rotas. Ya sabéis el motivo.

Me hace gracia porque yo defendía mucho lo de usar un servidor, ya que así no jodías a otras páginas robándoles banda ancha, ni a ti mismo por si esas páginas colapsaban. Lo que no me imaginé es que el servidor en sí iba a hacerme la putada que tanto temía que me hicieran otras webs, y al usarlo exclusivamente a él, pues a lo grande, claro está. ¡Menuda cagada para empezar!

En fin, llegados a este punto solo me queda deciros que lo voy a intentar, no solo arreglar el blog, sino llevar una continuidad, quizás no con tantas entradas como antaño, pero si con algunas en las que pondré todas mis ganas. Photobucket no ha conseguido desmotivarme.

Lo que he pensado, y me gustaría compartir con vosotros, es aprovechando esta jugada, el hecho de cambiar el diseño del blog. El que hay me gusta mucho, pero puestos a cambiarlo todo, pues podría también meterme en otro berenjenal. Así que desde aquí os lanzo la pregunta: ¿cambio el diseño o lo dejo cómo está?


Un besazo muy grande a aquellos que aún me leéis y espero vuestros comentarios, ya sea contestando a mi pregunta o generando odio conjunto hacia Photobucket. ¡Malditos!

4 comentarios:

  1. Hola, bonita, bienvenida! Qué cagada sí, y encima más trabajo... Ni que necesitaras más.
    Tu diseño siempre me pareció precioso, pero si estás con ganas de cambiar, adelante!
    Un besote.

    ResponderEliminar
  2. Madre mía... Y ahora qué? Esa es la pregunta. En fin, que esto no te desmotive si vienes con ganas. Tu blog mola mucho y el diseño también, pero si te apetece cambiar, adelante, como dice Sofi. Un besote!

    ResponderEliminar
  3. Buf, a mí me jodió la vida cuando Fotolog decidió cerrar la página sin avisar... Sé que no es lo mismo, ¡pero allí tenía mierdas que quería guardar, joder! >_<

    Bienvenida :) Yo ando un poco perdida también, pero de vez en cuando me paso a comentar :D

    ResponderEliminar
  4. Gracias chicas, por los comentarios. Ya veis como está sufriendo el blog. Voy arreglando de vez en cuando los links, pero es que es una faena...

    ResponderEliminar