sábado, 16 de julio de 2016

Entrevista a Enara de la Peña, autora de Amapola de sangre

Como ya viene siendo costumbre, hoy os traigo una nueva entrevista a otra de las autoras que conforma el catálogo de Escarlata Ediciones. Se trata de Enara de la Peña, autora de Amapola de sangre, una obra romántica de corte paranormal y con una gran carga de sensualidad y erotismo. Recuerda a las clásicas del género como Charlaine Harris o Laurell K. Hamilton, que para los que no lo sepáis, son las reinas de los vampiros cachondos.

Enara, gracias por concederme esta entrevista.

Gracias a ti por animarme a participar.




Quiero que empecemos hablando sombre Amapola de sangre, para todos aquellos que no la han leído o estén pensando en hacerlo. ¿Nos puedes contar de que trata?

Es una historia para adultos de vampiros, romántica y con escenas de sexo ambientada en San Sebastián. Mi protagonista es Ariadna, una joven periodista que tiene el poder de reconocer vampiros y eso la ha forzado a llevar una vida escondida de la noche. Ella cree ser feliz en su pequeña madriguera, hasta que conoce a su vecino, Daryo, y las cosas se complican.



Toda la historia está narrada en primera persona por la protagonista, Ariadna. Eso requiere indagar mucho en el personaje para filtrar todo a través de sus ojos. ¿Te fue difícil ponerte en su piel? ¿Qué nos puedes contar de ella?


La dificultad de Ariadna reside en su sencillez, en su realidad. Quiero decir, cuando la creé pensé en una chica normal que desde su adolescencia ve vampiros, ¿qué haría cualquiera de nosotros en su situación? ¿Salir de caza a lo Buffy? ¿Buscar venganza en oscuros callejones? No, en absoluto, ella está aterrorizada. Se ha acostumbrado a vivir con miedo, aislándose de la sociedad para no herir a posibles amigos.

Cuando empecé a escribir la novela quería una Ariadna peleona, que respondiera con comentarios ingeniosos y pateara culos. Pero ella no es así, me lo iba demostrando en cada escena, en cada decisión que tomaba. Lo que realmente quiere es huir, porque es su respuesta natural, la que tendríamos cualquiera de nosotros en su lugar. Después aparece su vecino y la perspectiva cambia. Él se convierte en un resorte para su crecimiento personal, además de despertar, bueno, otras necesidades.

Algo que me ha gustado mucho de Amapola de sangre es el hecho de que ningún personaje es perfecto. Todos muestran una personalidad creíble acorde con las circunstancias que les rodean. Mi pregunta es si pensaste mucho en estas personalidades o fueron cobrando forma a medida que ibas escribiendo. Ya has hablado de Ariadna, así que me gustaría que nos hablaras sobre todo del resto.

Todos mis personajes tienen una breve historia previa. Escribo en un documento aparte sus fechas y lugar de nacimiento, rasgos llamativos y los acontecimientos importantes que les han marcado, ya que eso define la personalidad. A partir de ahí ellos mismos se muestran durante la historia, sobre todo en los diálogos. Si pudiera, escribiría solo diálogos, me encantan, pues es donde mejor se aprecia el carácter del personaje y sale a raudales de forma natural.

Nico y Laura han sido los más sencillos de reflejar, pues son puro sentimiento de bondad y amistad. Otros, en cambio, mezclan más ideas y debía buscar un equilibrio, como con los vampiros: Instinto, obsesión, autocontrol, locura, valentía, dominio, temeridad, miedo (sí, los vampiros también sienten miedo).

Luego está Daryo. Su cabeza es la más difícil.

Por supuesto, tengo que hablar de las ubicaciones, elemento clave y muy destacable de esta novela por su originalidad. Empieza en San Sebastián, España, algo que no solemos encontrar en novelas de corte paranormal, pero no solo se queda ahí. ¿A qué se debe?

Quería un entorno real, una ciudad conocida y que cualquier pudiera visitar, con escenarios reconocibles para sus habitantes y a la vez añadiendo un atractivo mágico al lugar. Soy donostiarra de nacimiento, así que sabía muy bien qué rincones utilizar para la ambientación, de hecho es posible hacer un viaje turístico de la ciudad a través de la novela. Pero yendo más allá, quería traer el miedo paranormal a nuestro entorno; estamos cansados de historias ambientadas al otro lado del charco, en Nueva York o Nueva Orleans, yo buscaba cercanía porque, ¿qué hay más aterrador que tener un monstruo viviendo en tu ciudad, en tu barrio, o incluso en la puerta de enfrente?

Aunque se trata de una novela autoconclusiva, sé que has construido todo un mundo alrededor de esta historia y que además tienes relatos y otros escritos que giran en torno al universo de Amapola de sangre. ¿Nos puedes hablar de ello?

En mi blog continúa la historia de Amapola, o más bien retrocede. En Memorias de sangre narro la vida universitaria de Ariadna, que transcurre dos años antes de los acontecimientos de Amapola de sangre. Conocemos a personajes que en la novela apenas se mencionan o se tocan de forma muy superflua. Asimismo, tengo un par de relatos de Nico y Daryo en los que estoy trabajando actualmente.

Por otro lado, fuera del mundo de Ariadna pero dentro del mismo universo, sigo escribiendo más historias sobre vedmas, daemon y metish, entre otros. En el blog puedes conocer a Diona, protagonista de Encuentros de sangre, una bruja que tiende a acumular problemas con los vampiros; o a Sasha, en Mestizo de sangre (disponible en Wattpad), un tipo con una familia complicada que a veces tiene que comer carne humana. Me gusta lo paranormal, qué le voy a hacer.

Los vampiros son los seres sobrenaturales que tienen más protagonismo en esta novela, pero no se queda ahí. Me gustaría saber si el resto que salen son inventados o por el contrario, te inspiraste en alguna mitología.

En la novela hay palabras reales de origen ruso que he ido adaptando a mi propio mundo, como mak o metish. Pero también hay otras que proceden de la mitología eslava: upyr significa vampiro, solo que de una forma visualmente menos agradable a la que estamos acostumbrados. Según el cuento que elijas, se describen como criaturas con pelo por todo el cuerpo, algunos pálidos, otros con apariencia de anciano, con enormes colmillos y garras. Eso sí, la sed de sangre es universal. Las vedmas son nuestras brujas clásicas, en Rusia la más famosa es Baba Yaga y vive en una casa con patas de pollo; las mías no son tan… exóticas.

Vampiros, demonios y cazadores son las principales razas y las más poderosas de mi mundo. Dentro de ellas hay jerarquías, inspirados en los templarios o en la creencia católica de los círculos infernales y las huestes, pero de eso hablaremos más en profundidad otro día.


Vedma
Upyr

Y ahora, hablemos de tu carrera como escritora. ¿Tienes más obras publicadas?

He participado en dos antologías: Deseo eres tú, con el microrrelato erótico Candy y también en la antología de ciencia ficción La ciudad soñada, con el cuento Ícarus. Ambos son de géneros literarios que me gustaría trabajar y explotar más a fondo, pero ya tengo la cola de proyectos bastante ocupada.

 


¿Estás trabajando en otros proyectos dentro o fuera del universo de Amapola de sangre?

Continuamente. Sigo con Ariadna, aunque estoy un pelín estancada. En este momento he cambiado un poquito el registro con otro personaje al que hace tiempo le tengo unas ganas impresionantes: Sasha. Algunos lectores me han pedido una historia más elaborada sobre este personaje y me he lanzado a por ella. Soy un poco lenta, pero avanza. En principio no es romántica, aunque quiero meter escenas subidas de tono y acción, peleas, investigación, misterio, traición y sangre a raudales. ¡Ah! Es paranormal, por supuesto, aquí hablo más del mundo de los daemon y los cazadores que tan por encima toqué en Amapola. Todavía no tengo título.

¿Cómo ha sido el proceso de publicar?

Maravilloso. Puede que suene pretencioso o exagerado, pero así ha sido. He sido afortunada de que la familia Escarlata me haya acogido bajo su ala. Durante el proceso de edición me sentí una más del equipo, participando en cada paso que daba mi manuscrito hasta transformarse en la novela que conocéis. He tenido una editora fantástica (ejem, tú, sí, tú) que me ha guiado con paciencia y ha aclarado todas mis dudas sin sacarme los ojos, aunque supongo que el hecho de estar a más de 800km de distancia ha influenciado en ello. Amapola vio la luz y ahora seguimos trabajando porque llegue a todo lector de romántica paranormal que quiera una buena historia de vampiros en tierras donostiarras.

Otra que me sonroja, Jejeje. ¿Alguna manía a la hora de ponerte a escribir?

Escuchar música. No soy de las que pone Spotify (ni siquiera sé cómo funciona, siempre me salen anuncios), más bien le doy a Youtube o a Soundlcoud y lo que salga. O me obsesiono con una canción y la pongo en modo bucle durante horas. Sí, horas. Menos mal que uso cascos para que sea más envolvente y no molestar a mi pareja.

Sé de primera mano que eres fan de la novela romántica de corte paranormal, así que aquí van dos preguntas en una. ¿Te inspiraste en alguna para crear Amapola de sangre? Y, ¿nos puedes decir que libros o autores son los que más recomiendas dentro de este género?

Empecemos por recomendaciones: Anne Rice (Lestat, el vampiro), Charlaine Harris (Muerto hasta el amanecer), J.R. Ward (Amante Oscuro) y Lindsay Sands. Esta última es más chick-lit paranormal, con vampiro, blanco, soltero busca… Me partí la caja en más de una escena.

Mis autoras favoritas han sido una clara influencia, de hecho se hacen un par de menciones en la novela. De Rice cogí el aire deprimente de Aidan; de Harris, las sociedades vampíricas y lo de mezclar sexo y colmillos; de Ward surgió la Orden, aunque con muchos matices. Hoy en día es imposible inventar algo nuevo, simplemente lo modificamos y le damos nuestro punto de vista. Eso es Amapola, mi punto de vista de los vampiros, o el de Ariadna, más bien.



Ya por último, una pregunta de corte más personal. Sé que eres periodista aunque actualmente no ejerces de ello,  y es una profesión que suena bastante emocionante. ¿Nos podrías hablar un poco de tu trayectoria como tal y alguna anécdota al respecto?

El periodismo no es tan emocionante, en realidad me harté de ruedas de prensa, declaraciones a la carta u opiniones de vecinos sobre x tema. Como dato curioso, la redacción donde trabaja Ariadna está inspirado en un periódico real en el que trabajé y he aprovechado mi experiencia personal para ilustrar su día a día.

¿Anécdotas? Veamos, recuerdo cuando estaba en la televisión pública vasca, en la delegación de Pamplona, y habíamos empezado con los reportajes de las primeras nieves. El equipo de grabación y yo teníamos que subir a un caserío y entrevistar al dueño sobre vacas y el frío. Bueno, llegamos y cada vez nevaba con más fuerza. Yo cuando me vestí aquella mañana no sabía lo que me depararía el día de trabajo, así que iba tan feliz con mis botas de tacón alto y la falda vaquera, ideal para el campo (sarcasmo). Así que estábamos en medio del monte, nos adentramos en un camino de cabras que empezaba a ser blanco y localizamos el caserío. El señor no estaba, media hora llamando al teléfono, luego llamando a su mujer, yo ya en plan «hoy me voy sin reportaje y con el culo helado». Al final el hombre apareció, le hicimos la preguntas pertinentes junto al ganado que echaba vaho y apestaba como debe apestar un montón de vacas juntas. Finiquitamos. Guardamos el equipo, arrancamos y… «El coche está atascado». Un palmo de nieve y las ruedas hundidas en el barro. Nos tuvimos que bajar y empujar. Yo, por supuesto, me caí gracias a mis maravillosas botas. Terminé empapada y, sí, con el culo helado, pero con el repor grabado. Desde entonces siempre llevo botas de agua en el maletero, la goma gana al tacón.

Vale, esa historia deberías usarla para chick lit, si te lanzas algún día. En fin, muchas gracias por tu tiempo, Enara. Ya solo me queda decir a los lectores que Amapola de sangre es una novela de vampiros al uso y que todos los amantes de este tema no se pueden perder, de verdad.


3 comentarios:

  1. ¡Gracias por la entrevista! Ha sido guay y el día que quieras saber más de daemons, ya sabes dónde estoy ;) Lo del chick lit me lo guardo para otra ocasión, o se lo cedo a nuestra fantasticosa Lorena Pacheco :P
    ¡Un besazo!

    ResponderEliminar
  2. Si ya me caía bien Enara, ahora todavía mejor ♥
    Preciosa entrevista, un besito :)

    ResponderEliminar
  3. jajaja muérome con la escena de las botas! Qué entrevista más buena, de verdad. Por cierto... "Si pudiera, escribiría solo diálogos, me encantan". Eres de las mías, baby. Un besote a las dos!

    ResponderEliminar