miércoles, 27 de abril de 2016

Reseña de Cómo escribir sobre arte y arquitectura de Juan Antonio Ramírez


RAMÍREZ, Juan Antonio. Cómo escribir sobre arte y arquitectura. Ediciones del  Serbal, Barcelona. 1996. p.196

Nos encontramos ante una obra de carácter didáctico que alude a una idea básica; cómo llevar a cabo la redacción de cualquier género diferente que abarque la disciplina de las artes. Se trata entonces de un conjunto de ideas, definiciones, orientaciones y recursos para la elaboración de escritos sobre arte.

El libro se divide en dos grandes bloques. El primer bloque abarcaría todas las cuestiones referentes al arte de escribir. El modo de obtener fotografías y documentos, cómo y por qué realizar fichas bibliográficas, la importancia de la planificación antes de escribir, el estilo, la manera de citar las fuentes y llevar a cabo la redacción siguiendo las normas estilísticas apropiadas.
El segundo bloque esta dedicado a cada uno de los géneros que participan en esta disciplina. Se nos explican con detenimiento, con sus características propias y se nos da consejos para su realización a parte de orientar al lector sobre las pautas a seguir en las fases requeridas por cada proceso.
Toda la obra esta llena de interesantes opiniones de otros autores especializados, que enriquecen las enseñanzas con la voz de su experiencia.
Al final, se añaden las notas que justifican informaciones dadas a lo largo del libro y dos apéndices; uno para abreviaturas y otro con ejemplos de correcciones de imprenta.

La subdivisión de estos dos bloques acerca el libro a un manual de estilo. El planteamiento es correcto pero la primera parte resulta a veces incluso demasiado obvia, en algunos casos. El autor ha querido profundizar tanto en las cuestiones básicas de la escritura que a veces cae en la redundancia recalcando cosas demasiado obvias. Si tenemos en cuenta que el libro va dirigido a un determinado tipo de público, que si mas no, esta interesado en escribir arte, eso ha de suponer por lo menos un cierto grado de conocimiento académico, en el que la realización de escritos se haya perpetuado en diferentes ocasiones. Por descontado, si se trata de profesionales, y en  suposición, si se trata de estudiantes. “Me parece imprescindible – afirma en el libro Gonzalo Borrás – tener en cuenta el destinatario de la escritura” , algo que parece haber olvidado en ocasiones Juan Antonio Ramírez.
Aun así no deja de ser interesante los diferentes consejos que se dan para realizar correctamente las redacciones, y sobre todo la aparición de citas y consejos de otros profesionales experimentados.

La estructura ordenada del libro facilita su consulta rápida en cualquier momento para poder repasar los aspectos comentados. Poniendo la atención en el segundo bloque, creo que resulta muy útil la clasificación que se hace de cada género. Da unas pautas a seguir muy concisas y claras, con ejemplos para la fácil comprensión. Pese a tratarse de un libro mas bien breve, no presenta ninguna carencia en su contenido. Esta muy completo y consigue transmitir su intención didáctica sin dificultad.

En la bibliografía el autor nos dice que “No existen en nuestro idioma libros dedicados a  instruir sobre los géneros histórico-artísticos” , con lo que esta obra resultaría original, por lo menos en nuestra lengua, ya que si existen ejemplares en otros idiomas o al menos parecidos. Juan Antonio Ramírez también nos dice que esta obra es fruto de su experiencia como profesor entre otros, impartiendo cursos sobre estas cuestiones, y como bien nos asegura “El peor de los manuales es mejor que esos “apuntes” tomados apresuradamente en clase, cuyos errores se perpetúan en fotocopias innumerables.” 

Teniendo en cuenta que la primera edición fue escrita en 1996, creo que hay ciertos aspectos del libro que habría que renovar,  y que a pesar de las nuevas ediciones posteriores,  no se han llevado a cabo. Se trata de lo referente a la planificación del material. Hoy en día las tecnologías y la informática han facilitado enormemente el trabajo del investigador. Con enormes bases de datos e Internet podemos acceder a un cuantioso material antes más inaccesible. A parte, gracias a los ordenadores, archivar todos los documentos, fotografías y fichas es mucho mas fácil y menos engorroso que el uso de carpetas y pequeños fragmentos de papel como Juan Antonio Ramírez sugiere.  Se hace alusión alguna vez a la informática pero creo que no se le da la importancia que hoy en día tiene para la realización de cualquier escrito. Otro ejemplo también susceptible a revisión sería lo referente a las cámaras fotográficas que se recomiendan para conseguir nuestras propias imágenes. Hoy en día la fotografía digital ha superado a la analógica. Existen cámaras profesionales digitales que para nada necesitan carrete, como se recomienda en el libro. En realidad son detalles, pero en conjunto provoca que ciertos consejos útiles en su momento, hoy en día hayan quedado obsoletos.

Una idea planteada que llama la atención son los mandamientos sobre aspectos morales que plantea el autor a la hora de realizar un texto; evitar afirmar lo que no creemos, la omisión de datos, atribuir a otro escritor lo que no dice, no apropiarse de ideas ajenas, citar las aportaciones relevantes de otros autores, distinguir entre información y juicios de valor, no ocultar nuestro punto de vista, y la que mas llama la atención por su irrefutable certeza, no se debe engañar al público pues la erudición que oculta la falta de ideas roza la mentira académica. Desde luego, en ningún momento parece pecar este libro de alguno de estos aspectos. Todo lo contrario.

El primer apéndice, que contiene las notas a las que se ha hecho referencia y las abreviaturas mas usadas para esta cuestión, resulta bastante útil. Por el contrario,  el segundo apéndice resulta ser totalmente innecesario. Su baja calidad hacen una imagen borrosa e inteligible y no tiene mucho sentido exponerla pues no hay ningún pie de página ni ningún comentario que justifique su presencia.

A lo largo de las páginas, encontramos sabios consejos a cuenta de el autor y otros profesionales que para la misma realización de esta reseña, se ha puesto de manifiesto su utilidad. A menudo se carece de información a cerca de las normas estilísticas a seguir en diferentes géneros, y esta obra los recoge de manera que se vuelve un recurso indispensable para futuros o ya escritores de arte y arquitectura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario