lunes, 18 de enero de 2016

Saga Sookie Stackhouse (True Blood), Libros del I al IV, de Charlaine Harris


“Muerto hasta el anochecer”, “Vivir y Morir en Dallas”, “El club de los muertos” y “Muerto para el mundo”. Saga Sookie Stackhouse: Southern Vampire Mysteries (True Blood)
Autor: Charlaine Harris
Editorial: Puzzle, Suma y Punto de Lectura (Random House)
Género: Romántica paranormal, vampiros.
Idioma original: Inglés


Sinopsis:

Muerto hasta el anochecer
No es fácil ser una camarera sexy con poderes telepáticos y enterarse de los terribles secretos que todo el mundo esconde. Tal vez por eso Sookie Stackhouse termina enamorándose de Bill Compton, cuya mente no puede leer. Sookie suspira de felicidad por haber encontrado a su media naranja, y no le importa que sea un vampiro de mala reputación. Hasta que una compañera suya es asesinada y Sookie se da cuenta de que su vida corre peligro.

Vivir y morir en Dallas
Sookie Stackhouse está pasando una mala racha: su compañero de trabajo ha sido asesinado y ella es atacada por una criatura sobrenatural, pero afortunadamente los vampiros le salvan la vida. Cuando le piden que busque a uno de ellos, desaparecido en Dallas, Sookie no lo duda ni un momento. Eso sí, pone una única condición: ningún humano debe ser dañado. Pero eso es muy fácil decirlo.

El Club de los Muertos
Sookie Stackhouse sigue locamente enamorada de Bill a pesar de su distanciamiento. Bill se ha marchado sin razón aparente a Jackson, Misisipi, y Sookie animada por Eric, el siniestro y atractivo jefe de los vampiros, va en su busca. Le encuentra en El Club de los Muertos, una secreta y elitista sociedad vampírica, donde es testigo de su traición. Desesperada, se plantea si todavía quiere salvarlo del club o por el contrario clavarle una estaca.

Muerto para el mundo
Cuando se encuentra a un vampiro desnudo de camino a casa a la salida del trabajo, Sookie no se limita a pasar de largo. Resulta que él no tiene memoria de quién es, pero Sookie sí. Es Eric, tan espeluznante y sexy - y muerto- como el día en que le conoció. Pero ahora que él tiene amnesia, Eric es dulce, vulnerable, y necesita la ayuda de Sookie porque quien le ha arrebatado la memoria ahora quiere su vida.
La investigación de Sookie para descubrir por qué la conduce a una peligrosa batalla entre brujas, vampiros y hombres lobo. Pero además podría haber un grave peligro para el corazón de Sookie... porque el dulce y tierno Eric es alguien difícil de resistir.

Sobre la Autora:
Charlaine Harris nació el 25 de Noviembre de 1951 en Mississippi, y ha sido escritora de bestsellers durante más de 20 años. Desde que era una niña empezó escribiendo poemas. Cuando llegó a la universidad, sus ansias por escribir se volcaron en el teatro, y no fue hasta que terminó los estudios que decidió dedicarse a la literatura. Sus primera obras fueron dos novelas de misterio independientes, a las que siguió el inicio de la exitosa serie Real murders. En 1996 empezó a publicar otra serie titulada Shakespeare, ambientada en Arkansas. Pero sin duda, su gran éxito ha sido la Saga de Sookie Stackhouse: Southern Vampire Mysteries, llevada a la televisión bajo el título de True Blood.

Valoración personal:

Nos situamos en un contexto donde hace poco más de dos años atrás, los japoneses han inventado la sangre sintética. Esto ha supuesto que los vampiros del mundo hayan salido a la luz, gracias a que con este producto, solucionan sus necesidades nutricionales sin suponer ningún peligro para la sociedad humana, de la que quieren formar parte. 

Las reacciones ante tales acontecimientos son variadas. Tenemos a los que simplemente los aceptan, a los que el morbo y la admiración los lleva a relacionarse con ellos, o a los que los rechazan con un fuerte sentimiento racista. Esto de por si es sumamente original e interesante, un contexto excepcional que harían de la saga una obra maestra de los vampiros si no fuera por su odiosa protagonista.

Sookie Stackhouse es una camarera que vive en Bon Temps, un tranquilo pueblo del estado de Louisiana, al sur de los Estados Unidos. Pero ella no es como los demás (no hay nadie tan inaguantable e incongruente); ha nacido con un don, aunque lo califica más bien de discapacidad. Puede leer la mente de los demás. Para ella, esto supone una verdadera tortura, sabiendo constantemente cosas que no debería saber, incapacitándola para mantener relaciones sociales o imposibilitándole el simple hecho de poder concentrarse para el estudio de cualquier materia.

Cuando aparece el vampiro Bill (igual de insoportable que ella) en Merlotte’s, bar en el que ella trabaja, no puede sino emocionarse, pues su poder no le alcanza a él. A su lado solo obtiene silencio, un maravilloso silencio, motivo por el cual no duda en ir a su rescate cuando se da cuenta de que un matrimonio de odiosos clientes lo han engatusado para drenarlo y vender su sangre en el mercado negro, ya que la sangre de vampiro es la droga de moda. Es en ese momento cuando se crea el vínculo entre ellos, del que surgirá su romance.

Por otro lado, el pueblo se ve alertado por una serie de asesinatos. Todas las victimas presentan rasgos en comunes; mujeres de baja alcurnia, camareras, y que en algún momento han mantenido relaciones sexuales con vampiros. Los lugareños miran con desconfianza a los vampiros, poniendo a Bill en el punto de mira, pero Jason, el hermano de Sookie, es el principal sospechoso de la policía. Al parecer, él también ha mantenido relaciones sexuales con todas las victimas justo antes de que murieran. A partir de aquí es un desfile de tíos babeando por Sookie, el romance con Bill, luego con Eric, luego con Alcide, etc… Acompañado de un sinfín de tramas que al margen de la protagonista, vuelven la saga muy interesante y super adictiva.

El primer libro, en pocas palabras, es aburrido e incongruente. Además, está escrito en primera persona, con un personaje protagonista plano, que en ningún momento resulta ni interesante ni con fuerza alguna. Sookie es uno de los más famosos ejemplos de Mary Sue literario. En el resto de libros van mejorando llegando a enganchar, pero la protagonista sigue siendo el lastre que rebaja irremediablemente la calidad global de la saga.

Sé que hay quién dice que exagero pero para justificarme voy a usar el artículo de Wikipedia en el que se describe una Mary Sue y voy a ir desengranando a Sookie.

  • El personaje es notablemente joven, siendo por lo general una adolescente. Los libros empiezan con una Sookie de 25 pero de mente ronda los 16 o quizás incluso menos. Es infantil y cargante.
  • La Mary Sue recibe toda la atención de los otros personajes, a menudo de manera desproporcionada e independientemente de sus circunstancias, y suele ser admirada por éstos. Todos se quieren tirar a Sookie como mínimo, todas la odian, obvio que por envidia.
  •  La Mary Sue tiene una personalidad generalmente poco definida. Sí, Sookie es incongruente. Se presenta como una mujer atractiva y segura de sí misma y evoluciona a una inseguridad inusitada cuando casi todos los hombres que la rodean se sienten atraídos por ella. También se presenta como una mujer virginal, inexperta en el sexo, justificado por su falta de experiencia. Pero más adelante nos enteramos de que cuando era pequeña su tío abusaba de ella. Por otro lado, aunque forme parte de la evolución del personaje, en un margen de pocas líneas pasa de virgen santurrona a zorrilla desbocada, pero siempre presumiendo de una alta moral. En los siguientes libros la cosa ya degenera y se vuelve la súper heroína que lo soluciona todo y que es más buena que el pan, pero con un par de huevos bien puestos cuando alguien le toca las narices. 
  • Los personajes que están en contra de la Mary Sue, independientemente de su alineación, lo están sólo para ser así definidos como antagonistas. Bueno, aquí no se da el caso al cien por cien, pero algún caso hay, como la novia de Alcide o la creadora de Bill.

  • La Mary Sue posee un poder (sobrenatural, mágico o de otros tipos) extraordinario o claramente superior al del resto de los personajes. Con motivo de esto, o sin ningún motivo en absoluto, se le dará un trato preferente o especial dentro del universo de la historia. Sookie lee la mente, lo que ya no la hace una humana normal, entre otras cosas que van a ir saliendo. Además tiene unas tetas perfectas, un culo espectacular y toda ella es divina de la muerte. Cosa que no para de recordarte tanto ella como el resto de personajes, por supuesto.
  • La Mary Sue tiene algún tipo de talento llamativo, como habilidad con algún instrumento musical o similar, y sabe ejecutarlo con la maestría suficiente como para ganarse los halagos de otros personajes. No, aquí tampoco se da el caso, solo que es muy lista para no haber estudiado nada ni poderse concentrar jamás.
  • Del mismo modo, la Mary Sue no tiene defectos importantes, ni físico ni de carácter, y si los tiene no serán apreciados como tales por los otros personajes y la harán resaltar. Me remito a lo de que toda ella es divina de la muerte, aunque defectos mentales yo le he encontrado bastantes, pero los personajes me parece que ni uno.
  • A veces, aunque no siempre, la Mary Sue tiene un color de ojos y/o pelo inusual y exótico. Nada, simplemente es rubia de tetas grandes.
  • Uno o más (muchos) personajes se enamorarán de la Mary Sue y el favorito del autor terminará con ella. (Bill el vampiro, Eric el vampiro, Su jefe Sam, el guaperas que iba con ella al instituto, el cachas hombre lobo y suma y sigue...)
  • La Mary Sue tiene un pasado trágico, que puede ser similar al de alguno de los protagonistas (si ella no es uno de ellos) o incluso peor, y que le hará ganarse la simpatía de los demás a veces de forma gratuita. En esto Sookie es la ama: Abusaron de ella en la infancia y por si fuera poco es huérfana. Sus padres murieron en un accidente de coche y se cría con su abuela. Además su hermano es tonto de remate. Y las desgracias durante todos los libros no le van a faltar.


Acabando ya de desguazar a Sookie, diré que Excepto Bill (incongruente y soso), el resto de personajes son muchísimo más interesantes que ella, habiendo verdaderas joyas como Eric, que lamentablemente apenas tiene importancia en el primer libro, aunque luego va a cobrar muchísimo protagonismo, menos mal.

El lenguaje es muy simple y rozando lo vulgar. Es de fácil lectura y está lleno de expresiones callejeras y diálogos rápidos. Sookie describe todo como ella lo ve, pero también sabemos lo que piensan los demás personajes por su facultad telepática. He de reconocer que este es un buen recurso para utilizar la primera persona y que no se te escape nada.

Este lenguaje vulgar va acorde con el mundo de la protagonista, de clase media-baja (adorables rednecks), igual que los personajes que la rodean. Sin embargo, los vampiros procedentes de otros lugares y épocas, no muestran ninguna diferencia al hablar que los lugareños contemporáneos al tiempo de la historia. Imaginemos entonces que son de fácil adaptación.

En el primer libro, la estructura se presenta correctamente. Desde el principio se mantiene en vilo la autoría de los asesinatos, pasando por el foco de mira diferentes personajes, pero dando a entender que ninguno puede ser el culpable, lo que produce cierto aburrimiento. El final es previsible, aunque el asesino resulte alguien totalmente secundario en la trama. En los siguientes la cosa mejora y cada vez las tramas son más enrevesadas y sorprendentes.

En resumen, es una saga que engancha y que voy a seguir leyendo, aunque no soporte a Sookie, hay muchos personajes que merecen la pena, como no me cansaré de decir, es el caso de Eric. La historia es entretenida y amena y el contexto global del mundo de los vampiros es muy original.

Para finalizar diré que la serie de televisión, que va por otros derroteros totalmente diferentes a partir de la segunda temporada, es increíblemente mejor. Quizás porque Sookie no es la única protagonista y aparecen personajes que en el libro no existen o no tienen relevancia y son absolutamente geniales. Soy fan declarada, a pesar de que reconozco que la quinta temporada empezó el fatal declive que culminó con un horroroso y precipitado final. No obstante, es una serie que se ganó un puesto en mis favoritas y que indudablemente la recomiendo. Sinceramente, la echo de menos. Mis veranos no volverán a ser igual sin ella.


A continuación os voy a dejar  los títulos publicados de la saga que fue terminada en 2013. Prometo que algún día me los leeré todos. De hecho, la mitad rondan mis estanterías esperando a que me decida. 

1. Muerto hasta el anochecer
2. Vivir y morir en Dallas
3. El Club de los Muertos
4. Muerto para el mundo
5. Más muerto que nunca
6. Definitivamente muerta
7. Todos juntos y muertos
8. De muerto en peor
9. Muerto y enterrado
10. Una pizca de muerte (Recopila las historias cortas "Polvo de hada", "La Noche de Drácula", "Respuestas monosilábicas", "Afortunadas" y "Papel de regalo".)
11. Muerto en familia
12. El Día del Juicio Mortal
13. En punto muerto
14. Muerto para siempre

Puntuación:


4 comentarios:

  1. ya estamos por aqui!!
    nos encantan este tipo de series, pero de estos vimos la serie televisiva y no nos gusto mucho, asi que no descartamos leer los libros!
    un cuchu beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por pasaros! Nos vamos leyendo, guapas!

      Eliminar
  2. Vale, me he partido la caja con tus valoraciones porque no puedo estar más de acuerdo xD
    No sabía lo que era una Mary Sue hasta que conocí a Sookie, la camarera rubia tetona que toda criatura viviente o no se quiere tirar. Pero, ¡eh! A veces es graciosa, o tiene alguna frase ingeniosa, al menos en su cabeza.
    La historia engancha por la trama y el contexto. El mundo que ha desarrollado Charlaine Harris es amplio y original, y sus similitudes con el racismo que palpita en los estados del sur le da un aire realista muy interesante.
    Mejor olvidémonos de Sookie. Yo me quedo con Eric en "Muerto para el mundo". A partir de ahí a la autora se le va la pinza con las hadas del striptease y sus follones, ya verás.
    Estoy deseando leer más reseñas tuyas ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Solo puedo añadir: Eric ❤️❤️❤️
      Bueno, y que gracias por pasarte y comentar. Motivación total para seguir reseñando.

      Eliminar