lunes, 2 de noviembre de 2015

La conservación y la restauración en el siglo XX de A.M Macarron y A. Mozo

MACARRON MIGUEL, A.M., GONZÁLEZ MOZO, A. La conservación y la restauración en el siglo XX. Madrid: Editorial Tecnos (1998), 2ª edición 2004. Colección Metrópolis.

Este libro, con forma de manual, a grandes rasgos, es un repaso general sobre las ideas y los métodos de conservación y restauración que se han ido utilizando a lo largo de la historia, resaltando sobre todo las formas de intervención que actualmente han sido aceptadas, consolidadas e incluso legisladas a nivel internacional.

El libro se divide en tres grandes bloques que contienen sus propios capítulos, con sus diferentes puntos. Un índice muy dividido que aunque por un lado puede servir para ir a consultar los temas como libro de consulta debido a su condición de manual, al leerlo seguido, personalmente me ha causado cierta confusión, sin saber muy bien cual era el tema general sobre el que estaba leyendo, como si de algún modo tantos puntos interrumpieran la dinámica de lectura y perdieran al lector.


El primer bloque está dedicado al significado del concepto de patrimonio en el que se hace un repaso histórico a las diferentes concepciones del término en diferentes épocas, las categorías en las que se han clasificado los diferentes tipos de patrimonio y las diferentes funciones de lo que consideramos obra de arte dentro del concepto patrimonio. Personalmente pienso que este bloque es el más introductorio y más fácil de leer. Es un repaso histórico muy ágil y muy bien escrito, con un orden adecuado y con numerosas citas de las diferentes definiciones que se han ido dando.

El segundo bloque está dedicado a las teorías y criterios de intervención, siendo éste el más extenso y complejo. También empieza con un repaso histórico de las definiciones de conservación y restauración para luego dar paso a una especie de esquema paso a paso de como proceder correctamente cuando se abarca la intervención de una obra de arte. Enfatiza en el hecho de un previo estudio y documentación del caso tan detallada que a veces da informaciones demasiado obvias, y otras veces demasiado específicas, elaborando un único método, lo que a nivel personal no estoy completamente de acuerdo, considerando el hecho de que pueden existir muchos otros métodos de trabajo y también ser igual de fructuosos. Es quizás la presencia de un tono didáctico muy imperativo, combinado con juicios de valor personales lo que puede llevar a cuestionar dichas informaciones.

Se aborda la polémica entorno a las intervenciones, de cómo proceder, y los debates que se han tenido a lo largo de la historia, citando a un cuantioso número de pensadores del pasado y actuales, con sus diferentes puntos de vista, lo que enriquece enormemente el libro, ya que se contrastan sus opiniones y finalmente las autoras elaboran la suya propia. Se exponen numerosos casos que también enriquecen el contenido y son de sumo interés para entender esas diferentes visiones y hacer uno mismo sus juicios de valor.

El problema en este apartado son los puntos, que saltan de una disciplina a otra y genera cierta confusión abordando diferentes casos, como es la pintura, y la escultura, que entremezclan los puntos, mientras que arquitectura lo sitúa al final.
También aparece algún apartado específico sobre las tendencias de restauración y conservación en España, comparadas con el plano internacional, de bastante interés con casos como la Catedral de León o la Mezquita de Córdoba.

El último bloque se dedica a las cuestiones jurídicas en la defensa del patrimonio donde se habla de la carta de Atenas y la carta de Venecia, así como legislaciones posteriores y organismos dedicados a la defensa del patrimonio, siendo el más importante de todos actualmente la UNESCO. Es destacable en este apartado, el pequeño capítulo que se dedica al oficio de restaurador, donde se incluye las disciplinas que conformarían parte de su formación.

Estos tres bloques se acompañan con una breve introducción que habla del estudio de la historia de la conservación y la restauración y el punto de vista en el que el libro va a abordar la problemática de como proceder de forma correcta, un apéndice dedicado a la problemática de las obras contemporáneas para su restauración, una bibliografía y un conjunto de ilustraciones que ejemplifican diferentes casos de restauración, incluyendo su antes y su después de las intervenciones, muy esclarecedor.

Cada punto está acompañado de notas de página que aclaran conceptos o dan más información bibliográfica, pero además señalan la autoría de cada texto utilizado, ya que el libro está hecho por dos autoras, señalando la parte escrita por cada una. Esto sería irrelevante si no fuera porque muchas de las informaciones incorporan impresiones y opiniones personales, juicios que defienden una idea que puede no ser compartida por todos los profesionales y pensadores que han abordado el tema.

Es interesante que se hable de las nuevas tecnologías, en especial la importancia de la informática para esta disciplina que ha alcanzado un rango científico, y no manual, como se consideraba en el pasado. En especial en el segundo bloque, se habla de qué procedimientos informáticos usar, cómo archivar, inclusive cómo realizar los informes, cómo divulgarlos, y cómo protegerlos según las leyes de derechos de autor.

La obra en general es muy completa, con un lenguaje muy ágil, comprensible, con explicaciones concisas que no dan rodeos innecesarios. Directo y práctico como pienso que debe ser un manual, a pesar de estar repleto de opiniones personales de las autoras, así como juicios de valor, que de alguna manera, son justificados por tratarse de una disciplina en la que pese a parecer que ya todo ha sido dicho, sigue habiendo debates que se arrastran desde el siglo XIX, o si mas no, intervenciones que ni siquiera cumplen la legislación vigente que se ha ocupado de reglar algo tan importante como es la conservación del patrimonio de la humanidad.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada