domingo, 8 de noviembre de 2015

Exposición del MNAC: El Museu Explora. Obres d’art a examen

El Museu Nacional d’Art de Catalunya organiza del 23 de Noviembre del 2012 al 24 de febrero del 2013 la exposición El Museu Explora. Obres d’art a examen. Dicha exposición esta comisionada por Mireia Mestre, jefa de l’Area de Restauració i Conservació Preventiva con la participación de distintos colaboradores.
En cada caso, las obras originales se presentan al lado de las imágenes obtenidas mediante diversas radiaciones y con una explicación de las principales aportaciones científicas realizadas. En general, es una muestra con un marcado carácter didáctico que da a conocer al espectador los principales métodos de examen y análisis que se han utilizado para el estudio de las obras expuestas, como por ejemplo radiaciones electromagnéticas que han permitido descubrir como trabajaba un artista, qué materiales, técnicas y herramientas hacía servir y qué cambios y correcciones se pudieron hacer.

Por otro lado, estos estudios también han permitido dar a conocer el estado de conservación de las piezas, diagnosticarlas y decidir qué intervenciones eran las más adecuadas. Es por ejemplo el caso de El violinista de Pablo Gargallo, una escultura realizada con planchas de plomo sobre un alma de madera, que sufre un gran deterioro a causa de la incompatibilidad de estos dos materiales. En este caso, para conocer el interior de la obra se ha utilizado una radiografía de neutrones, técnica no destructiva capaz de penetrar el plomo, resultando un estudio pionero en Cataluña y el Estado Español.


Hay que destacar que la exposición también tiene en cuenta algunas obras contemporáneas, planteando los diferentes problemáticas del arte actual como pueden ser los diferentes lenguajes plásticos, la obsesión por la autografía, la originalidad de las obras y el fraude de las falsificaciones.
La exposición se divide en diferentes ámbitos que clasifican los casos en que los métodos científicos han revelado informaciones.
En el primer ámbito asistimos a una muestra de cómo se han desvelado los detalles del proceso creativo de diferentes pinturas. Personalmente me ha destacado ver aún la presencia de una cuadrícula para encajar las figuras en el lienzo, que el artista se esforzó en borrar pero la radiografía ha puesto de relieve. También se desvela, por ejemplo, como Marià Fortuny para realizar un autorretrato primero hizo el dibujo a lápiz y luego aplicó la pintura de manera más libre y desdibujada, algo muy común en muchos pintores a lo largo de la historia.
En el segundo ámbito vemos los cambios que han sufridos las obras a lo largo del tiempo y como con ayuda de la documentación y estos exámenes científicos, se ha podido hacer una aproximación de cómo eran originalmente las obras antes de las intervenciones.
El tercer ámbito hace una muestra de lo que hay en los reversos de las obras, algo normalmente escondido al público y que puede llegar a ser un a fuente inagotable de información, desde autoría, fechas, incluso esbozos.


El cuarto ámbito está destinado al diferente uso de materiales, tanto los que han aguantado bien el paso del tiempo así como los que no, siendo un ejemplo la ya comentada escultura de Gargallo. Hay un espacio dentro de este ámbito llamado “data de caducidad” por sus materiales, siendo el caso expuesto un dibujo de Martí Alsina. Llama la atención que descubriendo los materiales usados, se han dado cuenta de la incompatibilidad de éstos, haciendo que el papel utilizado se volviese frágil por culpa del material usado para teñir la celulosa; un pigmento que contenía hierro ha reaccionado rompiendo dicho papel. Este ámbito es uno de los más importantes para el proceso de restauración, porque una vez diagnosticados los motivos del deterioro pueden ponerse remedios para su conservación.

El quinto ámbito está dedicado a las obras que mediante radiografías han revelado firmas o fechas que han permitido corroborar su catalogación.

El penúltimo ámbito se dedica a todo lo que tiene que ver con copias y restauraciones que han dado lugar a falsos, algo muy común en el siglo XIX. Podemos ver diferentes casos en los que las restauraciones han dado lugar a falsos históricos, en los que no sabemos qué es original y qué no. Uno de los casos más sonados es el examen radiográfico de una tabla central que ha descubierto que los originales perdidos se habían rehecho casi al 90% y con una intención completamente falsaria. Esta intervención de finales del XIX respondía a la voluntad de hacer vendible en el mercado una pieza en estado ruinoso.

Y finalmente, el último ámbito está dedicado al arte contemporáneo, haciendo hincapié en los diferentes lenguajes artísticos desarrollados y la infinidad de materiales empleados.

En definitiva, la muestra ayuda a comprender el proceso de investigación llevado a cabo por el MNAC a lo largo de los años de treinta y dos casos diferentes comprendidos entre escultura, pintura sobre madera o tela, dibujo, fotografía y orfebrería. Pone de relieve diferentes metodologías y técnicas para descubrir aspectos escondidos en las obras a simple vista que pueden ser determinantes para descifrar desde la autoría, la datación, hasta al estilo y en definitiva la catalogación correcta de una obra, incluyendo posibles modificaciones o alteraciones sufridas desde el inicio de su proceso creativo hasta nuestros días, que podían ser un principio desconocidas, o simplemente no suficientemente confirmadas por la documentación.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada